Retratos al óleo

Como el buen escritor, que tiene calidad de pluma, el buen pintor ha de tener lo que Ramón Gaya llamó “calidad de toque”, ese que hace al artista único y singular.

Este es mi anhelo, y la técnica del óleo ha sido mi apuesta y desafío. Espero captar con mi pincel toda la riqueza que ofrece la Fiesta de los toros; y en mis retratos, la mirada insondable del torero en la plaza, cuando está solo, con sus pensamientos, sus miedos y sueños, buscando a Dios.

La última plegaria | 70 x 50 cm. | VENDIDO

La luz del toreo | 41 x 28 cm.

Soñando la gloria | 61 x 61 cm.

Rompe la tarde | 80 x 60 cm.

La madre que siempre vela | 55 x 46 cm.

Crisol de luces | 60 x 50 cm. 

Miedos y sueños | 65 x 54 cm.

Amén | 40 x 30 cm. |

En Capilla | 50 x 60 cm.

Vivir en Torero | 54 x 73 cm.