Mi última obra

Todo lo que puede ser imaginado, es real.

Nunca se firma la obra perfecta, ni tampoco se logra la satisfacción plena. En este rincón trataré de ir mostrando el último lienzo al que puse mi firma. Espero superarme en cada pintura y poder estar a la altura de mis sueños.

«Santo subito» ​| 50×80 cm.

Hoy, hace 7 años de la canonización de una de las personalidades más grandiosas que haya dado la pasada centuria, sin lugar a dudas: San Juan Pablo II. Siempre vi en él a un gigante. Le invadían un aura de especial magnetismo y el carisma de la santidad más fuerte y entregada. Él no se bajó de su cruz, ni en los momentos más difíciles y dolorosos, porque, según sus propias palabras, «Es el sufrimiento, más que cualquier otra cosa, lo que allana el camino a la gracia, que transforma las almas humanas». Cuando se comunicó su muerte, un grito al unísono restalló en todo el mundo: ¡Santo subito! Lloramos, entonces, y podemos llorar, con el dolor, ahora; pero, siguiendo su consejo, nunca tener miedo.

× Hola! Soy Paloma ¿puedo ayudarte?