Mi última obra

Todo lo que puede ser imaginado, es real.

Nunca se firma la obra perfecta, ni tampoco se logra la satisfacción plena. En este rincón trataré de ir mostrando el último lienzo al que puse mi firma. Espero superarme en cada pintura y poder estar a la altura de mis sueños.

 «Voluntad de acero» | Óleo |  55 x 46 cm.

Para un retrato de un torero como Octavio Chacón, escogí una postura más tradicional que la utilizada para otros, semidefrente, con toda la expresión de su rostro frente a nuestros ojos, para que cualquiera pueda contemplar, de lleno, lo que hay detrás de ese hombre: un gesto serio, como es él, con rictus que denotan haberse curtido en las más duras batallas del toreo, y con determinación en unos ojos que miran más allá, ambiciosos. Ha probado el campo, cuando no había cabida en los ruedos; ha probado cruzar océanos para vivir de esa otra Fiesta, con otro toro y otra afición. Hasta casi pensó en probar la plata por el oro. Era hora ya de probar las mieles del éxito, que la veteranía, afición y voluntad de acero le han hecho ganarse a pulso.